¿Pensando en realizarte un procedimiento estético? ¡Deseas protegerte con un contrato personalizado!

Con la llegada de los tiempos actuales, la apariencia del ser humano ante sus semejantes ha sido una de las preocupaciones prioritarias, y talvez la que más repercusiones ha tenido sobre el desarrollo de las civilizaciones por su gran impacto dentro de las interacciones humanas.

El D.C.I se vuelve la principal herramienta para plasmar la existencia de la relación médico-paciente; es el instrumento que evidencia esa comunicación existente entre el prestador del servicio y el sujeto que lo recibe. Funciona bidireccionalmente, es decir, se vuelve garante de los derechos de ambas partes contractuales; protege los derechos del paciente, pero a su vez, es un instrumento que resguarda al médico tratante.


Esto implica que la cirugía estética tenga una función social absolutamente definida, al cumplir su función embellecedora sobre el paciente que decide a someterse a una cirugía invasiva.


Como en toda acción médica, en esta especialidad el Consentimiento Informado desempeña un papel importante, ya que pone en evidencia la autonomía del paciente y constituye una exigencia ética, legal y moral para el médico. Es decir, dicho documento legal acredita la existencia de una relación médico-paciente.


¿Te interesa saber más acerca de este tema?


Contáctanos al 8313-8989.


Estamos para servirte.


MSc. Stefanny Arroyo Porras.


5 views0 comments